El estrés (enemigo silencioso) Cómo combatirlo

Publicado por Roe en

Todos experimentamos uno o varios episodios de estrés a lo largo de nuestra vida. Y es una reacción normal de los seres humanos que incluso puede llegar a ser positiva en ciertas ocasiones.

Y tal vez te estés preguntando ¿de qué manera podría ser éste sentimiento algo positivo?; pues bien..

El estrés positivo es aquel que nos permite reaccionar ante una situación de peligro (como cuando sentimos que nuestra integridad se ve amenazada, te mantienes en estado de alerta para defenderte si llegase a ser necesario); o cumplir con tareas o pendientes que ya tienen establecida una fecha límite (como entregar un trabajo para un cliente, o una tarea de la escuela).

En sí, el estrés positivo nos permite sacar lo mejor de nosotros.

¿Quién diría que estresarte también tiene su lado bueno?

No obstante, cuando éstos episodios de estrés se continúan a lo largo de los días, e incluso semanas, puede llegar a ser muy perjudicial para la salud.

No por gusto se lo conoce como el enemigo silencioso del siglo XXI

Aunque se hace hincapié al estrés laboral, se ha comprobado que situaciones cotidianas también influyen en éste sentimiento tensional.

Esto determina la necesidad como personas por apaciguar éste estado que no hace más que enfermar y desequilibrarnos emocional, y físicamente.

Razón por la cual éste post cuenta con algunas ideas que nos permitirán mantener bajos los niveles de estrés.

Pero antes…….

Para comprender mejor la manera en la que uno puede controlarse, es necesario que primero identifiquemos las causas tensionales (el origen del estrés)

Para posteriormente tratar cada una de las áreas que nos mantienen en ese estado de alerta.

Situaciones como el trabajo, la escuela, asuntos económicos, salud, o relaciones interpersonales; suelen ser las causas del estrés en la vida cotidiana.

¿Quién no se ha sentido estresado a causa de una relación amorosa, o estresados por los estudios o el trabajo?. Todos en algún momento hemos estado sometidos a estrés, y ahora más que nunca con la situación que estamos viviendo.

Por lo que al buscar un alivio instantáneo, solemos caer en hábitos que posteriormente perjudican nuestra salud como lo son:

  • Beber alcohol o consumir drogas
  • Dormir mucho o dormir poco
  • Fumar tabaco
  • Comer poco o comer en exceso

Y todo por la ilusión de desconectarse de la realidad y aliviar los síntomas que el estrés produce…

Antes no lo sabía pero, ahora me doy cuenta que estaba teniendo un problema con la comida.

Sentía hambre a las pocas horas de haber comido, y aunque estaba satisfecha, una parte de mí se convencía de que tenía hambre. Sentía la necesidad de comer.

Mientras aplacaba mi deseo, una sensación de bienestar y felicidad invadía mi ser, pero ésta iba desapareciendo a los pocos minutos de haberme devorado lo que me había servido.

Para luego ser asaltada por un sentimiento de culpa 😕 .

Lo mismo me pasaba con las horas de sueño.

Caí en cuenta que estaba durmiendo demasiado (tenía mi horario regular de sueño y por las tardes mis siestas eran de ¡2 hasta 3 horas!, y aún así me sentía cansada) 😑 .

Es por eso que éstas conductas en vez de ayudarnos, nos llevan a un estado físico y mental poco saludable.

Comportamientos que en vez de sacarnos de donde estamos, nos hunden más…

Y para poder salir de ese estado de estrés, es necesario poner de nuestra parte. Lo que significa que no todo está perdido…


Cuando una persona está estresada puede manifestarse de diferentes maneras, no en todos es igual. Unos se estresan cuando están nerviosos y otros cuando están molestos y frustrados.

Pero sin lugar a duda, todas éstas emociones nos dejan en el mismo lugar

Y entonces me pregunto….

¿Cómo saber si mis niveles de estrés son altos?

¿Cómo puedo saber si el estrés me está causando daño?

El cuerpo y la mente son uno solo. Por lo tanto, los pensamientos que tengamos van a dar vida a una emoción, y ésta a una reacción; una respuesta por parte voluntaria y otras veces involuntaria.

Por ejemplo:

Pensar en mi familia, me hace querer ir corriendo a verlos (reacción voluntaria).

Se libera el cortisol y la adrenalina en mi cuerpo al pensar que en otras circunstancias, habría planificado un vuelo. (Mientras estoy a la espera de que llegue el día del viaje, mi cuerpo se encuentra en estado alerta; pero al final del día, la fecha tan esperada llegará) Por lo que mi cuerpo regresará a su estado normal.

Éste podría traducirse como un estrés positivo, a corto plazo, o agudo.

Pero, al detenerme a reflexionar que ahora no puede ser así; me llena de frustración e impotencia.

Al mantenerme constantemente con éste pensamiento y con ésta sensación de angustia por querer viajar y no poder hacerlo, no le permito a mi cuerpo recuperarse, y éste libera más cortisol (hormona del estrés); como respuesta involuntaria.

Ésta hormona al permanecer más tiempo en sangre, comienza a dar manifiesto a dolencias físicas, emocionales, y hasta llegando a desatar enfermedades.

Al no darme el descanso necesario de todo lo que me produce estrés, comenzaría a sentirme cansada, con palpitaciones, ciclos menstruales irregulares, dificultad para respirar y hasta con pérdida del deseo sexual.

Hubo un tiempo en que el cabello se me caía full, y eso ya me estaba preocupando. ¡Ya tenía entradas! (y aquello me frustraba más).

Pero luego comencé a poner de mi parte y hacer lo posible para disminuir los niveles de estrés en mi vida porque estaba consciente de que si seguía así, terminaría peor de lo que ya estaba.

Con la práctica de algunas técnicas de relajación, he logrado influenciar de manera positiva en mi bienestar físico y emocional.

Trabajo en ello cada día, por lo que éstas actividades se han hecho parte de mi rutina diaria….

Y antes de darte las recomendaciones para disminuir el estrés en tu vida, quiero que conozcas primero, cuáles son las manifestaciones físicas y emocionales productos del estrés para que sepas identificarlas.

Síntomas y signos de estrés

Cabe recalcar que, cada vez que estamos sometidos a altos niveles de estrés, en nuestro cuerpo se producen una serie de reacciones químicas lo que posteriormente nos da como resultado ciertas patologías.

Y lo que primero se ve afectado es nuestro sistema inmune.

Dándonos alteraciones del tipo…

Digestivos

El estrés desencadena un bajo estado de ánimo, lo que se reduce a menor liberación de serotonina (hormona del bienestar y la felicidad), quién también se encarga de regular el apetito, (al estar disminuida nos lleva a comer más).

A esto sumemosle la mala alimentación que conservamos a causa de la vida ajetreada que llevamos…

Entonces, es de esperarse que nuestro cuerpo reaccione y manifieste problemas ya existentes, o den origen a uno nuevo; tales como:

  • Diarrea y estreñimiento
  • Colón irritable
  • Reflujos
  • Ardor de estómago
  • Úlceras gastrointestinales

Respuestas emocionales

Éstas tampoco se hacen esperar y en mi opinión, son las que sentimos en primera instancia..

  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Miedo
  • Confusión

Respuestas cognitivas al estrés

Es más complicado darse cuenta que hemos caído en una de éstas conductas debido a gran exposición ante el estrés.

Aún así, si prestamos atención a los cambios que vamos teniendo a lo largo del tiempo; podremos ser capaces de percatarnos de ciertos comportamientos como:

  • Mala memoria
  • Falta de concentración
  • Pensamientos obsesivos
  • Preocupación excesiva

Problemas físicos a causa del estrés

La manifestación física es una forma que tiene el cuerpo de avisarnos que algo nos está sucediendo. No las dejes pasar por alto.

  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Falta de energía
  • Problemas cutáneos
  • Fatiga
  • Infecciones
  • Problemas del corazón
  • Tensión muscular (Cuello, hombros, espalda y mandíbula rígidos)
  • Problemas bucales
  • Respiración agitada

Todos éstos son signos y síntomas a causa del estrés. Pero aquello no significa que vayas a presentar todas éstas alteraciones a la vez.

Hay que estar pendientes de cuáles son las que se manifiestan con más frecuencia, y para ello, debemos poner énfasis en escuchar a nuestro cuerpo y así hacer todo lo necesario para encontrar el equilibrio y bienestar que necesitamos…

¿Cómo puedo disminuir mis niveles de estrés?

Disminuir los niveles de estrés dependerá de tu propia conducta ante situaciones estresantes; por lo que hay cosas que se recomiendan y otras que no se recomienda hacer para lograr disminuir la tensión día a día..

Entre las cosas que hay que hacer para evitar estresarse tenemos:

1) Evitar revisar tu celular a primera hora de la mañana

Revisar los correos, o ver las noticias de lo que acontece en el mundo a primera hora de la mañana, no es lo más sensato de nuestra parte.

Recargar tu cerebro con esas imágenes e impresiones negativas sobre lo que está pasando últimamente, tiene un gran impacto en cómo será tu día.

No digo que no está bien informarse, a lo que me refiero es que puedes reducir la frecuencia con la que consumes dicha información.

Lo que yo hago es revisar las noticias más relevantes (previo a una preparación de mi día). Punto número 2 ⬇ ). O mi novio me hace un resumen de lo que acontece.

Después de eso, me relajo un ratito con unos estiramientos, como para liberar esa energía acumulada a causa de toda esa información; y luego a trabajar. (Hay mucho por hacer. Puedes hacer cursos gratuitos en línea y aprender sobre lo que quieras).

Los límites te los pones tú..

Antes de que finalice mi día, hago un repaso de lo que ha pasado en el mundo y luego me pongo a leer, seguir creando contenido, o ver una peli; para terminar con una meditación y ahora sí, A DORMIR SE HA DICHO 😉

Mi recomendación en éste punto es que siempre comiences el día con una rutina de preparación previa

2) Prepárate para recibir el día con la mejor actitud

Estar dispuestos a contribuir a que nuestra jornada diaria sea menos estresante, es primordial en el manejo de la tensión.

Por lo que realizar actividades como:

Nos impulsarán a un estado de conexión y serenidad, la cual nos permitirá una predisposición a afrontar el día con una mejor actitud.

3) Gestiona tu tiempo de manera eficaz

Está comprobado que una mala gestión del tiempo conlleva a situaciones de estrés; éstas están íntimamente relacionadas entre sí.

El incumplimiento y falta de organización en las tareas que queremos realizar, terminan desatando la tensión a causa de la sensación de incompetencia que nos invade al ver incumplidas las actividades previamente establecidas.

Por lo que es de vital importancia que sepamos cómo gestionar mejor nuestro tiempo disponible. Y para lograrlo, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Priorizar: Es cuestión de planificación entre lo que es importante y lo que es urgente. Ni mucho de ésto, ni mucho de aquello. Todo en equilibrio
  • Delegar: No todas las tareas deben ser cumplidas obligatoriamente por ti (aunque quieras realizarlas) debes entender que a veces necesitamos ayuda y es necesario que deleguemos ciertas actividades. Por lo menos las que son menos importantes, pero urgentes.
  • Identificar los ladrones del tiempo: Todas aquellas situaciones o distracciones que nos obligan a dejar de lado las tareas por hacer. Revisar constantemente el celular es el entretenimiento que más tiempo nos quita a la hora de ser productivos.

4) Evita el perfeccionismo

El perfeccionismo es a veces parte de la personalidad de una persona, lo cual tiende a crear estándares sociales que, al no poder ser cumplidas, terminan creando problemas en personas que no son seguras de sí mismas.

Entender que las cosas no siempre van a resultar como uno espera, es evitarse un episodio de estrés innecesario; y éste cometido se logra cuando tenemos la capacidad de conocernos.

Prestar atención a cómo pensamos, cómo actuamos y cómo sentimos; es un buen comienzo para evitar caer en el perfeccionismo.

5) Practica el HO´ Oponopono

¿Y qué es el Ho´oponopono?

Es un técnica milenaria Hawaiana que permite la resolución de problemas internos para poder alcanzar la paz interior.

Ésta práctica nos permite corregir errores que nos mantienen prisioneros en un estado de bloqueo, y nos ayuda a enfrentar mejor las dificultades del día a día.

Se basa en la repetición de unas palabras gatillo que básicamente son: Lo siento, Perdóname, Te amo, Gracias; que buscan la sanación a sí mismo por medio del perdón y del amor

Practicar ésta filosofía de vida nos enseña a reaccionar de manera adecuada ante una situación que nos provoca pensamientos y sentimientos negativos.

Se recomienda repetir éstas palabras con el fin de controlar nuestra mente y no dejar que nuestras emociones nos controlen.

6) Vive en el presente

Éste es un buen momento para detenernos a pensar sobre el estilo de vida que hemos estado llevando.

Tenemos la oportunidad de analizar cuánto tiempo hemos estado perdiendo viviendo inmersos en el pasado, o en el futuro incierto.

Tenemos ésta tendencia a realizar las tareas cotidianas de forma automática. No estamos presentes en lo que hacemos, no somos conscientes del aquí y el ahora.

A todos nos ha pasado en algún momento. Estás haciendo tu trabajo pero en tu mente están las imágenes vívidas de aquellas vacaciones en la playa que disfrutaste la semana pasada, o estás soñando con el siguiente viaje porque es tu primera vez saliendo del país sola.

Vivir en el pasado o en el futuro nos ausenta del momento presente; porque aún teniendo esas vacaciones con las que tanto sueñas, de seguro te encontrarás pensando en cosas del trabajo y no disfrutarás de ese momento.

Es que tendemos a ese comportamiento de estar presentes físicamente mientras la mente se encuentra en otra parte….

Pero si enfocamos la atención en lo que hacemos, en las pequeñas cosas de la vida como por ejemplo:

Al estar comiendo. Lo ideal sería dirigir toda tu atención a esa acción. Sentir la temperatura de la comida, saborear lo que estás masticando; eso es estar presente. No solo comer por comer 😶

El presente es lo único que nos pertenece ahora. No lo desperdicies con pensamientos sobre situaciones que no puedes cambiar, o con escenarios que aún no existen.

Recuerda, vivir en el pasado o en el futuro, solo nos trae angustia, insatisfacción y ansiedad.

Mejor enfócate en tu presente y en todo lo que puedes lograr HOY 😉

7) Disminuir el estrés requiere de autocontrol

El autocontrol es la capacidad de dominio que poseemos sobre nuestros pensamientos y emociones.

Ésta nos permite regular nuestra respuesta ante un estado que nos saca de nuestra zona de confort.

Tener autocontrol es una práctica diaria que va de la mano con el autoconocimiento, ya que no se puede establecer un autocontrol si no sabes por qué o para qué lo haces.

Por ejemplo: Si estás en un déficit calórico ya que tienes como objetivo tonificar tu cuerpo, tendrás que tener autocontrol para no comerte esa hamburguesa con papas que huele tan bien

El autocontrol te permite desarrollar la capacidad de afrontar situaciones de manera eficaz, de mantener la calma ante situaciones de estrés, y pensar con claridad.

Nos inclina a tomar mejores decisiones y a mantener buenas relaciones interpersonales, ya que también mejora la autoestima y el bienestar emocional

8) Sé positivo

Todos pasamos por experiencias duras en la vida.

Sin importar quién seas o de donde vengas, la vida siempre tendrá una lección para cada uno de nosotros. Y personalmente creo que ante éstas circunstancias, lo único que podemos hacer es verle el lado bueno a todo lo que nos sucede.

Porque las cosas no ocurren porque sí, todo pasa por algo…

Mantener una actitud positiva para manejar estados de estrés es una buena herramienta para despojarnos de ese estado de inquietud y alerta producto de la tensión.

Una actitud positiva atrae sucesos y desenlaces positivos en la vida de quién practica ésta filosofía.

9) Ocupa tu día con una actividad

Producto de la cuarentena, muchos nos encontramos en casa sin poder hacer otra cosa más que ingeniarnosla para mantenernos ocupados.

Y ésta mi querido lector(a), es la mejor postura ante éste estado sanitario en el cual nos encontramos.

Es primordial tener una rutina establecida de cómo vamos a ocupar nuestro día para evitarnos caer en el camino de miro el techo para que mi mente se vuelva loca pensando en quién sabe qué.

Ahora que hay mucho tiempo libre, sería bueno establecer una actividad para cada momento del día, por ejemplo: Yoga por la mañana, limpiar tu habitación por la tarde, y leer un libro por la noche.

Como te acomodes mejor…

La finalidad de una rutina es mantenernos ocupados, invirtiendo tiempo de calidad en nosotros y en el hogar.

10) El poder de la música en el manejo del estrés

Personalmente, escuchar música sí que me desconecta de la realidad.

Es muy útil como herramienta terapéutica en el manejo del estrés, ya que tiene como finalidad inducirnos a un estado de relajación.

Pero ojo, no todo ritmo sirve para ayudar a relajarnos. Y para ésto, hay que tener en consideración aquella música que tenga un tempo entre 60 y 80 golpes por minuto, (similar a la frecuencia cardiaca normal).

Pero que ésto no te frene…

Escoge la música que sientas que te hace estar en calma, no importa si es el tempo recomendado o no; al final del día lo único que cuenta es cómo te hace sentir.

11) Toma una ducha

Tomar una ducha matinal es más beneficiosa de lo que suena.

Algunos artículos recomiendan la hidroterapia casera, la cual consiste en tomar baños de agua fría y caliente intercaladas por un tiempo determinado. Entonces quedaría algo así:

30 Segundos de baño con agua fría, 30 segundos de baño con agua caliente, y de vuelta 30 segundos de baño con agua fría; todo ésto para estimular el sistema inmunológico a través de los cambios de temperatura.

No se tú pero, personalmente, prefiero una ducha caliente por la mañana, para relajarme y disminuir la tensión muscular.

Aprovecha las primeras horas de la mañana para tomar una ducha de agua fría o caliente, y enfócate en disfrutar ese momento en donde el agua recorre cada centímetro de tu piel 😉 .

12) Arréglate ponte guapa(o)

Tal vez te preguntes ¿cuál es la necesidad de vestirme y arreglarme si no voy a salir?

Pues, el simple hecho de dedicarte un tiempo para ti y resaltar tu belleza, te da un aumento de autoestima, lo cual viene bien para afrontar el día con una actitud y energía positiva.

Arreglarnos así no vayamos a salir, mejora nuestro estado de ánimo. No me malentiendas, a mi también me gusta estar en pijamas; pero me siento más lista y productiva cuando previamente he invertido tiempo de calidad en mí.

13) Lleva un diario personal

Escribir y expresar nuestras emociones ante un papel, nos ayuda a sentirnos mejor al darnos la oportunidad de liberar esa energía producto de sentimientos reprimidos; que al no poder ser expresados verbalmente, nos guardamos y posteriormente nos hacen daño.

Tener un diario ayuda mucho a la hora de disminuir mi nivel de estrés porque me siento en la libertad de escribir todo lo que pienso y siento, sin el miedo de que alguien me juzgue por cómo me expreso, o se asombre por la magnitud o calibre de pensamientos que rondan en mi cabeza.

14) Descansa lo suficiente

Liberarse del estrés no solo se logra realizando actividades para mantenernos ocupados; el descanso es un factor primordial a la hora de disminuir la tensión…

Pero, ¿qué sucede con aquellas personas que no pueden dormir a causa del estrés?

Pues en mi opinión, si no es algo patológico (por lo cual te recomiendo acudir a tu médico de cabecera para descartar o confirmar); con realizar una rutina antes de ir a dormir (relajación, yoga, meditación, ejercicios de respiración), y establecer horarios de descanso; será suficiente para mejorar tu calidad de sueño y reposo.

Aumenta tu concentración y rendimiento general permitiendo que tu cuerpo y mente descansen lo suficiente y se recarguen de energía.


El estrés, cómo combatirlo

Como puedes darte cuenta, el poder del bienestar y el estilo de vida que llevamos está en nuestras manos. Y el estrés al formar parte de la vida cotidiana, se vuelve un problema al que hay que prestarle atención.

Pongamos de nuestra parte. No dudes en poner en práctica cualquiera de las actividades antes mencionadas si sientes que lo necesitas.

Escucha a tu cuerpo, ¡escuchate!

Aprendamos a cuidar de nosotros mismos para cuidar de los demás.


Finalmente, quiero concluir diciendo GRACIAS

Gracias por haberte quedado hasta el final de ésta lectura, para mí es muy importante porque aquello me dice que éste contenido es de tu agrado 💓

Si tienes alguna duda u opinión respecto al tema, no dudes en dejar tu mensaje en la cajita de abajo, para mi es todo un placer leerte 😀

Recuerda que siempre puedes compartir éste mensaje con alguna persona, familiar, o amigo que lo necesite

Estamos para hacer de éste mundo algo mucho mejor, empezando por nosotros

Un abrazo fuerte para ti. Con mucho cariño 💝

Categorías: Mente

2 comentarios

Suyi · abril 9, 2020 a las 2:19 pm

Me gustó mucho la firma de explicar el ya del stress los consejos, soy madre de dos hijos uno de 4 años y una nena de 1 año mi tiempo es con ello que lo comparto pero fíjate que me enojo muy fácilmente, reniego por todo lo que ellos hacen y siento que les proyecto mucho autoritarismo no se porque mi actitud es reactiva en todo lo que pasa y ahora con más noticias del día me irritó aún masque me aco dejas

    Roe · abril 10, 2020 a las 1:08 pm

    Gracias por sincerarte Suyi, es muy valiente de tu parte.
    Primero que nada, tienes razón en algo, tus hijos absorben toda ese energía que se manifiesta en ti. Positiva o negativa (la que decidas alimentar).
    Piensa que ellos no tienen la culpa de lo que te acontece. Muchas veces sucede que tenemos demasiadas cosas guardadas dentro (experiencias de la infancia, traumas, historias que nos marcaron) que no hemos podido superar, y muchas de éstas ni siquiera las recordamos, pero nuestro subconsciente sí; y son éstos recuerdos los que nos llevan a actuar de manera reactiva, desde el dolor, el resentimiento o el odio…
    Recordemos que tenemos todo un historial de vida en el cual se nos enseñó a esconder nuestras emociones, a no lidiar con ellas. Y ahora en la vida adulta, nos comienzan a pasar factura.
    Pero no todo es malo, siempre y cuando así lo queramos ver…
    En tu caso, el que te hayas dado cuenta y seas sincera contigo misma como para decir «bueno, creo que estoy actuando mal y es algo que quisiera cambiar» es haber dado el primer paso hacia una mejor vida (para ti y para tus hijos).
    Reconocer que nuestra actitud puede ser mejor, es haberte decidido por un cambio radical hacia el bienestar y paz interior; porque todo comienza dentro de uno.
    Entonces, en vez de culpar a los niños y excusar tus acciones con el comportamiento de ellos, vamos a analizar a profundidad qué es lo que de verdad te causa esa conducta reactiva.
    Piensa que, los niños no entienden lo que sucede, son 2 almas puras que lo único que saben es que tu eres su madre y que tu los proteges (es algo que se da por instinto); por ende no es justo culparlos por cosas que solo suceden en tu interior..
    Tomar responsabilidad de todo lo que nos sucede es un buen comienzo.
    Cuando te sientas así, cargada de esa energía negativa con ganas de explotar; tómate un momento para ti. Apártate y respira profundamente.
    Ve hacia tu interior e indaga en la verdadera razón de tu molestia (mientras sigues respirando). Habla contigo misma (sigue respirando).
    Concéntrate por unos instantes en el vaivén de tu respiración para que así te desprendas de esos pensamientos y emociones que te hacen reaccionar de manera autoritaria. Si los pensamientos vuelven, no importa, siempre puedes volver a concentrarte en tu respiración.
    Poco a poco mientras te calmas, te vas a ir dando cuenta que estabas a punto de cometer un error al desquitarte con los pequeños. Te vas a sentir mal por ello, pero no es necesario que cargues con ese dolor de culpa, y es aquí donde puedes valerte de un mantra o palabras gatillo como «lo siento», «perdóname», «te amo», «gracias».
    A medida que las vas repitiendo (no sólo en se día sino con la práctica diaria) irás encontradole sentido…
    Cuando te sientas calmada, regresa con tus hijos. Abrázalos, mímalos y dales todo tu amor. Es lo único que necesitan de ti, tu cálido amor de madre.
    No te molestes por lo que hacen, déjalos ser y expresarse.
    Sé su guía, y direccionalos desde el amor, más no te impongas desde el ego..
    Por otro lado, no hay que olvidar que uno recibe lo que da, y si le enseñamos a nuestros hijos a recibir solo negatividad, es lo que ellos tendrán para dar.
    Y así ésto se convierte en un círculo vicioso; Hasta que alguien rompe el círculo, en éste caso, tú tienes la oportunidad de romper ese círculo ahora..
    Y como último pero no menos importante. Evita ver tantas noticias de lo que acontece últimamente.
    No nos sirve de nada estar pendiente de lo que pasa en el exterior ahora. Por todos lados son noticias negativas, y al consumirlas, nos estamos alimentando de la misma energía que transmiten, y por ende transmitimos la misma energía.
    En vez de eso, enfócate en cosas positivas, consume información que alimente tu alma, tu mente y tu cuerpo de manera provechosa. Te podrá sonar trillado, pero a medida que lo vas practicando a diario, comienzas a notar pequeños cambios en tu comportamiento..
    Lee un libro, practica yoga, juega con tus hijos, leeles un cuento, tomen sol, vean una película, cocina, ocúpate de tus plantas, haz una manualidad; hay muchísimas cosas en las que uno puede invertir el tiempo de manera eficaz, sólo es cuestión de enfocar nuestra energía y tiempo en aquellas actividades.
    Espero de todo corazón que mi respuesta te sirva de mucha ayuda.
    Te envío un abrazo fuerte a la distancia para ti y tus bebés
    Cariños…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *