Hábitos Saludables para una vida plena

Publicado por Roe en

¿Por qué existe la necesidad de implementar hábitos saludables últimamente?

Me pongo a pensar en el origen de ésta decisión en mi vida y todo se resume en una sola palabra, BIENESTAR.

Por lo que me atrevo a asumir que si tu estás aquí, es porque también buscas crear hábitos saludables que te permitan llevar una vida plena y felíz.

Hábitos saludables para una vida plena

Todos como seres humanos queremos vivir en paz y armonía con todo lo que somos y nos rodea, y por sobre todas las cosas, queremos sentirnos bien mental, física y espiritualmente.

¿Pero cómo lograr llevar esa vida?

Aquí es donde entran en acción los hábitos saludables….

Pero antes que nada, quisiera quitarme la duda….

¿Qué es un hábito?

Los hábitos son acciones que realizamos de manera periódica y casi instintiva.

Es como una forma de programación que nos conduce a pensar y a actuar de cierta manera según nuestras costumbres, experiencias, gustos y necesidades.

Piensa en cómo empiezas tus mañanas y como terminas tu jornada. Todo lo que haces tiene una razón de ser.

Desde levantarte temprano y cepillar tus dientes, tomar una ducha, desayunar algo; hasta cómo te arreglas para ir al trabajo, o como saludas al señor de la tienda.

Los hábitos le dan forma a nuestro día a día mediante la ejecución de rutinas previamente establecidas de manera consciente o inconsciente.

Así es como nos movemos….

A lo largo del día empleamos actividades que nos resultan casi de manera automática las cuales pueden estar influenciando en nuestra salud, y muchas veces somos ciegos ante ésta realidad…

Es por eso que éste post está encaminado a darte unos cuantos tips para llevar tu vida en función a pensamientos y actitudes que contribuyan a tu bienestar mental y físico.

Pero Mabel, mi problema no es la falta de hábitos saludables. Lo que a mi se me hace difícil es mantenerlos en el tiempo.

Créeme que te entiendo perfectamente.

Conozco esa sensación de empezar algo un día, toda emocionada por hacer cambios, y a la siguiente semana volver a los viejos hábitos (aquellos que no te dejan avanzar).

Personalmente creo que primero debemos realizar un trabajo interno para aceptar ciertas cosas a las que no estamos acostumbrados (como lo es el implementar hábitos más saludables a nuestra vida)…

Pero ya te explicaré como funciona…

¿Cómo crear hábitos saludables?

Podrías llegar a pensar que tener hábitos saludables es mantener un buen cuerpo, comer bien y hacer ejercicios; pero desde mi punto de vista es mucho más que eso….

Puedes llevar una vida físicamente activa, con una alimentación sana, y aún así sentir que llevas una tonelada de problemas encima sin saber cómo lidiar con ellos, con mucho estrés e infelicidad.

Porque vivir plenamente no solo se trata de trabajar nuestro exterior o el cuerpo físico, sino de realizar ese trabajo interno que nos va a permitir forjar ese bienestar tan soñando desde lo más interno.

Implementar hábitos saludables que de verdad nos funcionen deben abarcar todo lo que somos (cómo pensamos y sentimos), no sólo nuestro físico.

Sentirse bien, ayudar a los demás, mantenerse con una actitud positiva, llevar una vida felíz de la cual te sientas orgullosa y agradecida de tener, es lo que muchos esperamos lograr.

Algunos buscamos vivir de manera diferente y decidimos hacer cambios porque sabemos que son el camino hacia eso que tanto anhelamos.

Y tal vez te estés preguntando ¿qué tienen que ver los hábitos saludables con la vida de mis sueños?.

Pues tienen TODO que ver, porque si deseas alcanzar y manifestar la vida de tus sueños, tendrás que aplicar ciertos hábitos que aporten a tu vida de tal manera que te ayuden a mejorar como persona.

Es decir, cuando tu ejecutas un hábito, éste influencia de manera positiva o negativa en tu vida. Pero, al no ser conscientes de nuestras actitudes, no nos damos cuenta de qué poder estamos alimentando.

Por lo tanto, creo que antes de implementar hábitos saludables físicos, debemos trabajar primero en nuestros hábitos mentales.

Porque si la mente no está en sintonía con tu cuerpo, de nada servirá que quieras cambiar aspectos físicos porque éstos no van a ser sostenibles en el tiempo.

Cómo crear hábtos mentales

Cómo crear Hábitos Mentales Saludables

1) Ser consciente

Si no prestamos atención a nuestras actitudes, o a nuestros pensamientos, ¿cómo pretendemos cambiar nuestros hábitos? ¿Cómo sabrás qué hábitos quieres cambiar?

Preguntarse el por qué de las cosas nos abre la mente a un mundo infinito de posibilidades

Aprovechemos ese diálogo interno para sincerarnos con nosotros mismos y profundizar cada vez que tengamos ese pensamiento o esas ganas de hacer algo.

Ciertas conductas nos avergüenzan, y por ende nos empujan a querer mejorar

¿Sientes envidia de la vida de alguien?, pregúntate….

¿Por qué sientes envidia de esa persona?, ¿Qué tiene él o ella que tu no tengas?, ¿Te sientes bien envidiándola o es algo que te gustaría cambiar?, ¿cómo te hace sentir esa actitud?

Pregúntate por qué piensas lo que piensas, y sientes lo que sientes. Pregúntate si es algo que quieres mejorar y cómo hacerlo.

Ser conscientes de lo que sucede en nuestro interior nos permitirá crecer cada día y enfrentarnos a la vida sin tener que lastimar a nadie ni lastimarnos.

Ser conscientes de lo que hacemos y pensamos nos permitirá hacer cambios reales y no esos que son de la boca para afuera.

Cuando empiezas a ser consciente, ves con más claridad lo que sucede contigo, y por ende, te abres a la oportunidad de mejorar como persona.

Pero ésto no termina aquí, vamos a profundizar más…

2) Permítete sentir

Permitirnos sentir es algo a lo que muchas veces le ponemos un alto.

Tal vez el miedo a descubrir algo que no estamos dispuestos a aceptar, nos lleva a evitar mirar hacia el interior y trabajar en lo que sentimos.

Escondemos nuestras emociones y preferimos evadir la responsabilidad antes que admitir cuando nos hemos equivocado.

A veces cometemos alguna falta, nos enojamos y nos desquitamos; luego viene la sensación de culpa porque tu interior (ya más sereno), te dice que te pasaste de la raya.

Pero no te agrada el sentimiento que te produce al corregirte a ti mismo, así que prefieres engañarte y hacer como si no ha pasado nada.

Le das la oportunidad al ego y dejas de aprender la lección solo por no permitirte sentir.

Aquel sentimiento que experimentamos luego de haber reaccionado de X, Y, Z forma es el que nos hace saber si actuamos bien o mal.

Al permitirte sentir te permites reflexionar.

Si tu YO interior te habla, escúchalo, no lo calles tratando de convencerte de que lo sientes es descabellado. Indaga más en aquello que cada vez y cuando llama tu atención y date la oportunidad de crecer y florecer desde adentro.

Permítete sentir y cambiar aquello que ya no resuena contigo…

3) Suelta y deja ir

No siempre las cosas van a resultar como uno desea.

Cuántas veces no me vi aferrada a algo que no iba ni para atrás ni para adelante; aún así, yo seguía enganchada con algo que no podía ser.

Dejar ir es algo que duele demasiado, y pareciera que se nos va la vida al hacerlo.

Te da terror el pensar en cómo van a ser las cosas de ahora en adelante sin aquello en tu vida y simplemente no lo concibes.

Pero no todo es tan malo, de hecho, resulta mucho mejor de lo que esperamos. Porque cuando la vida te dice que NO, es porque allí no vamos a encontrar eso que necesitamos.

Si, creo que la vida te da lo que necesitas antes de darte lo que quieres.

Yo quería un montón de cosas, y me lancé al mundo para conseguirlas.

La vida me sorprendió dándome algo que no pedí y cuando aprendí a dejar ir (lo que yo quería, de la manera en que lo quería, y para el tiempo en que yo quería), empecé a entender que soltar era muy necesario para obtener aquello que siempre soñé.

Suena contraproducente decirte si quieres algo, primero debes dejarlo ir, y hasta cierto modo es algo confuso, pero cuando lo pones en práctica, comienza a tomar forma y te das cuenta de que dejar ir significa soltar la idea que tienes sobre algo, más no dejar ir el sueño….

4) Coherencia o Apariencia

Digamos que este año te propusiste ser una mejor persona y dejar de criticar a los demás.

Cuando estás sola, es algo que realmente cumples y lo vas haciendo muy bien….

Sin embargo, cuando estás en compañía compartiendo de una reunión, la crítica no se hace esperar y eres partícipe de éste tipo de conversación.

¿En dónde quedó el hábito de querer mejorar y dejar de juzgar?. COHERENCIA

Coherencia con lo que pensamos, hacemos, decimos y actuamos para obtener aquello que deseamos. (en éste caso un cambio de hábitos)

Doy consejos a los demás de cómo ser mejor persona y dejar de criticar a la gente, pero cuando estoy sola se me olvida lo que predico. Publicas fotos diciendo que llevas una vida saludable, pero cuando estás sola el sedentarismo te consume. APARIENCIA

Debemos aprender a distinguir entre lo que hacemos porque de verdad nos nace, y lo que hacemos por aparentar algo que no somos.

La vida me ha enseñado que si quiero cambiar debo actuar….


Es importante que primero aprendamos a cultivar hábitos mentales saludables que nos ayuden a trabajar en nosotros desde adentro; porque así como es adentro es afuera

Una vez que somos conscientes de nuestros pensamientos y actitudes, nos abrimos a la oportunidad de comunicarnos honesta y abiertamente con nosotros mismos.

De ésta manera desarrollamos el poder de control que tenemos sobre nuestro ser, por lo que aplicar hábitos físicos se nos hará más fácil de aquí en adelante…

Hábitos físicos

¿Cómo crear Hábitos Físicos Saludables?

Ahora que tenemos más control sobre nuestra mente, es hora de ponernos manos a la obra para mejorar hábitos físicos que complementen nuestra salud mental.

Entre los hábitos saludables físicos tenemos:

1) Comer sano

Cuando leemos un título sobre cómo alimentarnos de manera saludable, lo ignoramos porque en nuestra mente tenemos grabada la idea de que comer saludable es sinónimo de hacer dietas y dejar de comer lo que te gusta.

Pero no hay nada más lejos de la realidad

Comer sano es mantener un equilibrio consciente entre lo que nos hace bien (alimentos saludables) y lo que nos da placer (comida chatarra).

Personalmente me encanta la comida chatarra, es una realidad que no voy a evitar porque es parte de lo que soy. Pero que me guste la comida poco saludable no significa que debo comerla a diario; porque si me amo lo suficiente comprenderé que alimentarme de esa manera perjudicaría mi salud a largo plazo….

Cada uno tiene el compromiso de cuidar de su propia vida; por lo tanto, ¿por qué huir de la responsabilidad de nutrir a nuestro cuerpo de la manera en la que se lo merece?

Tenemos el derecho de darnos nuestros gustos pero siempre con sensatez…

2) Hacer ejercicios

Éste es otro hábito al que le huimos. Y entiendo perfectamente el porqué. A nadie le gusta someterse a actividades que nos hagan sentir agitados o cansados, es normal..

Peroooo, ¿Sabías que el cuerpo humano no fue hecho para quedarse quieto?

Nuestro cuerpo fisiológicamente hablando necesita mantenerse activo para que éste pueda funcionar de manera óptima.

Realizar actividad física de manera periódica por 30 o 60 minutos al día nos ayudará a mantener una buena salud tanto a nivel biológico como a nivel psicológico:

  • Regulando nuestro peso
  • Mejorando el estado de ánimo y la energía
  • Aumentando la autoestima
  • Previniendonos de adquirir enfermedades cardiovasculares
  • Regulando la presión sanguínea
  • Estimulando el sistema inmune
  • Aumentando el tono muscular
  • Mejorando la flexibilidad
  • Mejorando la resistencia a la insulina

Y puedo seguir y seguir enlistandote los beneficios, pero no quiero que solo los leas, sino que lo experimentes..

Otro punto importante a la hora de hacer ejercicios es que debemos aprender a dejar de verlo como una vía para…

  • Gustarle a fulanito
  • Perder peso para verme más guapa
  • Para entrar en ese bikini
  • Para por fin aceptarme y gustarme

Ya que al decidir realizar actividad física por conseguir otro objetivo que no sea el estar saludable, Pierdes el enfoque, pierdes motivación y pierdes disciplina. Porque al no ver resultados de las metas planteadas tendemos a renunciar.

También debes tener presente que puedes elegir la forma que más te guste para mantenerte activa. Ya sea bailando, trotando, corriendo, levantando pesas, haciendo yoga; cualquiera que sea la forma de mover tu cuerpo está permitido.

Lo único que importa es que te conserves en movimiento como mínimo 3 veces por semana y hagas de la actividad física un hábito que te permita sentirte bien.

3) Descansar también es un hábito saludable

A falta de tiempo y con la vida ajetreada que llevamos, nos atrevemos a sacrificar el sueño como si éste no fuese de vital importancia. Aquella no es la decisión más sabia

Dormir entre 7 y 8 horas al día es lo que recomiendan los profesionales de la salud para que nuestro cuerpo se recupere de toda la actividad física y mental a la que estuvo sometido durante la jornada.

El descanso es fundamental para sentirnos frescos y renovados.

Así como la actividad física nos mantiene en un óptimo estado de salud general, lo mismo hacen las horas de sueño al mantener un equilibrio hormonal, molecular y energético; que posteriormente influencian en nuestro rendimiento y desarrollo.

Cuando nos privamos del descanso que necesitamos, estamos sometiendonos a permanecer en un estado de baja producción.

Si no estás durmiendo lo suficiente y te sientes cansada, somnolienta, con falta de energía, fatigada, desconcentrada de lo que haces, y hasta cierto punto irritable; puede ser que aquellas sean las consecuencias de un desequilibrio en tus horas de sueño.

Dormir/descansar es igual de importante que alimentarse y hacer ejercicios.

4) Levantarse temprano

¿Por qué levantarse temprano es considerado un hábito saludable?

Seguramente es algo que te cuesta realizar (al igual que a mí). Preferimos quedarnos en cama calientitos porque de alguna manera el sueño se siente más rico a esa hora de la mañana.

Sin embargo, dormir hasta altas horas tampoco es lo más recomendable hacer desde diferentes puntos de vista.

No sé si te ha pasado que muchas veces te propones hacer varias cosas durante el día y al no haberte levantado temprano, aquellas tareas quedan pendientes en tu lista de cosas por hacer.

Así pasan los días, semanas y meses. Y luego te preguntas porqué no logras avanzar en tus actividades. Terminas frustrada…

Y es que por más rico que sea dormir, cuando se trata de productividad no es algo que encaje con tu idea de cumplir tu TO-DO list.

Personalmente decidí levantarme temprano (sin tener un jefe ni un horario de trabajo establecido por terceros) porque me di cuenta que mi nivel de productividad es mucho mayor cuando empiezo mi jornada apenas sale el sol.

Al levantarme temprano tengo la posibilidad de hacer todo aquello que quiero lograr. Actividades que se me dificultan cumplir por la tarde-noche. Como por ejemplo: Hacer ejercicios, meditar y practicar yoga.

Quienes tienen el hábito de despertar temprano por la mañana tienen la ventaja de dar su máximo potencial ya que de ésta manera haces rendir más tu día.

Al levantarte temprano evitas postergar tus tareas, eres más creativa, tu fuerza de voluntad estará en su punto máximo, dedicas tiempo para ti y para crear nuevos proyectos que tienes en mente.

Levantarse temprano es una alternativa que nos permite llevar una vida plena ya que biológicamente nuestro metabolismo funciona mejor a primera hora de la mañana.

Asimismo habrá personas que rinden mejor durante las tardes, pero desde mi punto de vista creo que durante la tarde-noche hay demasiadas distracciones por lo que será más difícil concentrarse, a esto sumemosle que pasado del media día uno empieza a sentirse más cansado.

5) Tener un rutina

Si eres una persona que tiene muchas cosas por hacer, o que quiere lograr cumplir ciertos objetivos pero te cuesta ejecutarlos, es necesario que nos ayudemos mediante una rutina que nos permita efectuar las tareas diarias.

Elaborar un plan de acción cuando se tiene un millón de cosas en la cabeza nos aligera la carga y nos permite guiarnos evitando que nos salgamos del sendero.

Puedes crear una rutina semanal, mensual o trimestral; siempre y cuando la cumplas y no te saltes los quehaceres, de lo contrario no funcionará.

6) Mantenerse hidratado

quizá te parezca absurdo pero, son pocas las personas que toman la hidratación como una necesidad biológica para un correcto desenvolvimiento fisiológico.

Algunos esperan tener sed para tomar agua. Yo era una de esas personas, y es normal tener esa actitud cuando no se tiene el conocimiento sobre la importancia de la hidratación.

Mantenerse hidratado se vuelve parte de los hábitos saludables cuando comprendemos que el agua no sirve solamente para eliminar la sed.

El cuerpo humano consume agua en todas las actividades que realizamos, llevándonos a una deshidratación si no reponemos la cantidad de líquido necesario que el cuerpo necesita.

El cuerpo utiliza agua cuando respiramos, pensamos, estudiamos, nos movemos; y a eso sumemosle que perdemos agua al sudar, al orinar y mucho más cuando realizamos actividad física.

Se estima que el cuerpo humano necesita entre 2 y 2,5 litros de agua al día (dependiendo de sus actividades). Puede ser más o menos, pero no es suficiente con beber uno o 2 vasos de agua al día.

A ese paso tendemos a sufrir de deshidratación la cual se manifiesta con:

  • Irritabilidad
  • Dolor de cabeza
  • Somnolencia
  • Piel seca
  • confusión
  • Mareo
  • Aumento de la frecuencia cardiaca
  • Aumento de la frecuencia respiratoria

Por lo tanto, no debemos esperar a sentirnos sedientos para reponer líquido a nuestro cuerpo. Recordemos que la sed ya es un síntoma de deshidratación.

7) Evitar el estrés

Todos tenemos momentos de tensión durante el día, y es importante para nuestro bienestar que aprendamos a controlar los niveles de estrés

Mantener nuestros pensamientos enfocados en los problemas perjudican nuestra salud.

Es conocido que el estrés es el desencadenante de algunas enfermedades, ya que nuestro sistema inmunológico se deprime al estar sometidos constantemente a altos niveles de agotamiento, dejando a nuestro organismo expuesto a agentes patógenos.

Realizar ejercicios y actividades que nos ayuden a disminuir la tensión provocada por el trabajo, los problemas y la vida cotidiana, es parte de los hábitos saludables que una persona debe implementar para encontrar esa paz, bienestar y tranquilidad que tanto anhela.

8) Cuida tu higiene y tu aspecto

Como te ves te sientes, y como te sientes te ves…

Tomar una ducha por la mañana, cepillar tus dientes, e invertir tiempo en ponerte guapa y arreglarte, va a influenciar de manera positiva en tu vida.

Tu higiene y tu aspecto dice mucho de ti. No para las personas sino para contigo misma.

A mi también me gusta andar en pijamas todo el día (especialmente cuando trabajas desde casa), pero he notado que cuando me quedo con la ropa de cama durante todo el día, me siento con una pesadez y con poca energía para realizar mis actividades; además de que disminuye mi autoestima al verme desaliñada y al sentirme descuidada por no haberme duchado al empezar el día.

Invertir tiempo en ti, en cómo te ves y en cómo te sientes, es parte de llevar hábitos saludables para percibirse mejor y mantenerse positivo durante el día.

9) Mantén tu hogar limpio y ordenado

Tu ambiente influye en como te desenvuelves en tu vida.

Si al levantarte de dormir o al llegar del trabajo el sentimiento que aflora es de pereza y desgano, tal vez sea momento de ponerle ojo al entorno en el que vives.

Muchas veces no somos conscientes de que la atmósfera que nos rodea contribuye en como nos sentimos, pensamos y actuamos.

Vivir en un hogar sucio y desordenado nos resta energía y tiempo. Nos desmotiva y nos impide sacar el máximo potencial que tenemos para ofrecer.

Puedes tener toda la voluntad de querer cambiar y ser mejor, pero mientras no trabajes en el ambiente en el que habitas, será muy difícil que logres hacer todo lo que te has propuesto.

Comienza por ordenar tu hogar y poner las cosas en su lugar, aquello te dará una sensación de control y bienestar.

10) Practica un hobby

Entre todas las cosas que tenemos por hacer, siempre es bueno dejar un tiempo para dedicarnos a aquello que nos hace saltar de felicidad.

Todos tenemos un hobby, algo que amamos tanto hacer que seríamos capaces de hacerlo gratis.

No todo en la vida son reglas, trabajo y disciplina.

Dedicarte un tiempo durante el día para llevar a cabo eso que tanto te hace felíz, te dejará con la mejor sensación de dicha y placer que puedas experimentar.


Hábitos saludables

Como puedes darte cuenta, los hábitos saludables son todas las acciones que influencian de manera positiva en nuestra vida. Desde cómo pensamos y sentimos, hasta cómo actuamos

Cambiar nuestros viejos patrones de proceder ante la vida por hábitos que nos llevan a ser mejor cada día y crecer como individuos, es parte de una decisión personal.

Cualquier persona que quiera llevar una vida diferente para encontrar el bienestar y vivir una existencia plena, deberá hacer modificaciones en el estilo de vida que lleva.

Y ese estilo de vida no es más que el conjunto de hábitos implementados (ahora de manera consciente)

Es importante que sepas que adoptar nuevos hábitos en tu vida es un gran cambio, por ende, vas a tener que trabajar cada día en ellos hasta que formen parte de tí.

Los cambios no se dan de la noche a la mañana, es un proceso que toma tiempo, paciencia y dedicación; pero al final el día valdrá la pena todo el esfuerzo que haces por querer ser mejor. Recuerda que la práctica hace al maestro

Ahora cuéntame, ¿qué te ha parecido éste artículo?

Si tienes alguna duda o inquietud, puedes dejarme un comentario en la cajita de abajo, te responderé tan pronto como pueda.

Si deseas aportar con tu opinión o información, no dudes en escribirme, ya sea por mensaje directo o contactarme directamente por Instagram

Recuerda compartir éste mensaje con aquellas personas que al igual que tu, buscan implementar nuevas costumbres. Estás a un clic de contribuir y ayudarlos a crear una vida con hábitos saludables.

Gracias por leerme, un abrazo a la distancia💓


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *